LUIS ALBORNOZ

Blog

Viernes 17 de Agosto de 2012

Pasion por la magia

Magia en todas partes. La belleza del mundo en todo lugar. Belleza que conmueve y atrapa. Una persona camina por la calle y se da cuenta de lo hermoso que es ver los colores de las cosas. Un niño duerme y su madre lo mira. Personas imaginan, mientras leen, a una madre que mira a un niño que duerme. Magia en el señor que envuelve un paquete en el negocio que abrió en su casa. El ilusionista que abre un estuche sentenciado a sentir el aroma de los naipes cuando despega la etiqueta. La niñita que al final de la función me dijo gracias. Personas pasean por una plaza y juegan con sus hijos mientras la otra mitad del planeta, duerme, sueña, desea, ama. Magia en mi abuelo que prometió estar siempre conectado a través de Dios. Y lo cumple. Magia en cada ilusionista, en cada artista que realiza su actividad con humildad, con soberbia ingenua, con esfuerzo, en una pequeña ciudad, en una gran ciudad, en Copiapó año tras año. Dos personas observan una pintura y de pronto recuerdan porque están ahí, de la mano, en silencio. Sumergirse en la belleza, disfrutar el asombro de un niño junto al tío-saca-monedas-de-la-oreja. Magia, magia, magia por todos lados, alucinante, magnifica, maltratada, querida, marginada, tanta magia, tan real. Al centro del parque un señor tira trocitos de pan a las palomas. Un cristal recibe rayos del sol y los multiplica. Mi abuela habla de esa vez que viajó en tren y jugó en las dunas de Quebradita, mientras prepara el té. Un ilusionista en algún lugar del mundo se prepara para salir a escena, mientras estamos juntos leyendo este texto, con tu voz.

En todos lados hay magia. Celebremos.